¡Nos hemos trasladado!

Se acaba nuestro exitoso blog que llego a tener mas de 300.000 visitas para darle paso a nuestra nueva web, con mas información, interacción y multimedia.

Silva y Balotelli no se sacan diferencias.

GDANSK, POLAND - JUNE 10: Mario Balotelli of Italy and  Antonio Cassano of Italy share a joke during the UEFA EURO 2012 group C match between Spain and Italy at The Municipal Stadium on June 10, 2012 in Gdansk, Poland.
David Silva y Mario Balotelli, fueron titulares en sus selecciones, pero no pudieron evitar el empate a uno entre Italia y España en el partido inaugural del grupo C de la Eurocopa 2012.

Los dos últimos campeones del mundo se reencontraban en el Arena Gdnask de Polonia para empezar a dirimir, esta vez, la propiedad del trono europeo y posiblemente, la de uno mucho más elevado para los hombres de Vicente Del Bosque. Una Eurocopa y un Mundial en los últimos registros de su palmarés, se le antojan a muchos una antesala perfecta para elevar a 'la roja' a los altares del fútbol, si logra hacerse con la guinda de un  tercer entorchado. Instalada en el agrado de semejante hazaña, el combinado español trataba de hoy de colocar su primera piedra en la construcción de su particular Olimpo,  de nuevo ante Italia. Mientras, la 'Squadra Azzurra'  trataría de resarcir lo acontecido 4 años atrás, cuando España la convirtió en un peldaño  más hacia su propia gloria. 
La lucha de unos y otros restó hoy sin vencededor. Cierto es que en una cita del calado de una Eurocopa, toda batalla  es difícil pero dada a ganar o perder fiel a su estilo, sí se hacía llamativo que España pudiera sucumbir entregando sus armas: la posesión y el dominio frente  a un rival defensivo históricamente, que hoy disputó un nuevo asalto en pos desprenerse de esa etiqueta. Peleó Italia con descaro y valentía, haciendo uso de lo que ha hecho fuerte a España. Pero en el carácter de 'la roja' hay algo más, que pasa por no arrojar la toalla y menos en tales circunstancias. España se reencontró y lo intentó.
Arranque fulgurante de España, que casi no necesitó de pisar el terreno de juego para dejar ya claro el sello de su fútbol. Empezó sacando 'la roja' e Italia necesitó, prácticamente de 3 minutos hasta poder tocar un balón que duraba poco sus pies. Los primeros minutos mostraban un juego dinámico y de mucha movilidad en los dos conjuntos, preocupados en darle una buena transición al balón, faceta en la que una vez más dominaba el combinado español.  Ante esto, Italia ponía especial atención en su faceta defensiva, replegando su zaga con velocidad y orden. Pero España ganaba metros con cada nueva aproximación y el primer disparo a puerta se hizo esperar 8 minutos-algo más que la sensación de peligro-. Llegaría esta de botas de Silva, que aprovechaba un barullo en el área italiana para rematar por encima del travesaño de Buffon. 
Italia sabía que el duelo ante España sería una carrera de fondo, donde la habilidad y la inteligencia serían tan importantes como la resistencia física y, haciendo uso de la frescura que concede los primeros minutos, tratarían de estirarse en algunas llegadas, como la que protagonizaba Balotelli, y que se convertiría en la réplica de la 'squadra azzurra'. Su disparo acabaría, también, perdiéndose por alto. Pero España sabía también que en frente había un rival que en absoluto convenía menospreciar y, concediéndole normalidad al peligro generado por el combinado tranalpino, no se pusieron nerviosos los de Del Bosque. Continuaron desarrollando su juego y los frutos naturales del mismo seguían llegando. De nuevo ocasión para Silva, que culminaría una buena llegada al área italiana para rematar, esta vez, demasiado flojo, a las manos del portero de la Juventus.
Impulsados en el peligro que había sido capaz de generar Italia, aún disponiendo en menor medida de la posesión del balón, la 'azzurra' logró invertir la tendencia del domino propiciando que 'la roja' llegase a pasarlo mal. Esto vivió uno de sus momentos álgidos con el lanzamiento de una falta directa muy cerca del área de Casillas. Lo botaría Pirlo para que el capitán español se exhibiera por primera vez en el encuentro con una soberbia parada. Thiago Motta confirmaba el momento de esplendor de Italia sobre 'la roja' con un nuevo remate que acabaría siendo rechazado sin mayores consecuencias. El 'mal trago'  español  se compensaba con una buena colocación y solidez defensiva, además de con la innata calidad para generar peligro de la nada. Esto lo ilustraría de nuevo Silva, con un nuevo remate, a pase de Xavi, que acabaría siendo repelido por la defensa italiana.
El transcurso de los minutos asentaba la dinámica-sorprendente-en la que había entrado el partido. Sin la referencia ofensiva de un 9 puro en la vanguardia española, Italia se atrevía a dar ese paso adelante, que además le estaba resultado efectivo y que le estaba convirtiendo en dueño del balón. Y esto era precisamente lo que hacía falta para empezar a crear el peligro que Cassano llevaría hasta la meta española en el minuto 22, cuando el italiano disparaba excesivamente cruzado en una nueva ocasión de la 'azzurra'.
España trataba de recuperar su juego, consolidando su habitual dominio en el centro del campo y dando inicio al toque y la velocidad caracerísticos del 'futbol rojo'. Iniesta sabía que en su persona descansaban buena parte de las esperanzas españolas para reaccionar y suyas serían la siguiente intetonas del combinado hispano. Remataría en primera instancia el manchego como culminación a una buena jugada individual pero su disparo acabaría, nuevamente, en nada. Su segundo intento propiciaría, en esta ocasión, la exhibición de Buffon al blocarla con una buena parada. Las ocasiones generadas por los hombres de Del Bosque devolvieron algo de posesión a España pero no se la arrebataron por completo a Italia, que a punto estaría de inaugurar el marcador por mediación de Cassano, en una jugada que terminaría en falta a favor de España.
El combinado hispano le daba una buena transición al eférico hasta las inmediaciones de la portería italiana, donde no obstante, se hacía evidente la falta de un'9' que rematase unas llegadas que se continuaban sucediendo en la meta contraria. La siguiente, la protagonizaría, a falta de 10 minutos para la conclusión del primer tiempo, Marchisso, que la enganchaba de primeras para enviar el balón excesivamente centrado, fácil para las manos de Casillas. Italia lograba extraer una buena renta de su fuerte presión sobre los jugadores españoles. En los últimos compases de la primera mitad, 'la roja' volvió a hacerse más dueña del balón ante la cesión de Italia, que debía estar ya pensando en recuperar fuerzas de cara a una segunda mitad en la que podían pagar el esfuerzo físico realizado en la primera parte.
España, por contra, trataba de quemar los últimos cartuchos de esos 45 minutos y a punto estaría de lograrlo el particular '9' español de hoy. Fàbregas remataba tras un buen pase de Silva pero su disparo acabaría siendo rechazado por la férrea defensa italiana. No lo había logrado Cesc y tampoco pudo Iniesta, cuya sombra empezaba a crecer a medida que discurrían los minutos y que protagonizó un fantástico control y un posterior remate en el interior del área grande, un balón que acabaría marchándose por alto. Sería la última ocasión del combinado español, respondida con la última para la 'azzurra'. Thiago Motta volvería a poner a prueba al Casillas de las grandes citas, al Santo en todo su apogeo para que este desviase su remate y pusiera el punto final a una primera parte más igualada de lo esperado.
No había modificaciones en ninguno de los 'onces' para el reinicio del partido pero, consciente de las dificultades de España en la primera mitad, Del Bosque no tardó en poner a calentar a sus delanteros.  En espera de esos posibles refuerzos, 'la roja' volvía a hacerse dueña de un balón que, en esta ocasión esperaba no cederle al rival. El combinado hispano había modificado su dibujo sobre el terreno de juego y eso empezó a notarse en el desarrollo de su fútbol. No tardaron en llegar las ocasiones de un ataque mucho más fresco, dinámico y veloz, de un fútbol-en resumen-más 'español'. Fàbregas, primero, Xavi después y más tarde Iniesta, llevaban el peligro hasta las inmediaciones del área de Buffon con sendos remates que levantarían a la afición de sus asientos y que conferían la idea de que el gol estaba cerca. 
Italia replegaba a sus hombres, tratando de frenar la embestida española y volcando esfuerzos en defensa; a punto estuvieron de encontrarse con un regalo inesprado en el minuto 53, cuando Balotelli se plantaba prácticamente solo frente a Iker Casillas. No había contado el jugador italiano con la llegada de Sergio Ramos por detrás, que le 'robaba la cartera' para desbaratar la ocasión 'azzurra'.  Pese a que las urgencias parecían haber apremiado más al combinado de Vicente Del Bosque, sería Italia la que empezaría moviendo el banquillo con la salida de Di Natale en detrimento deo Balotelli. Antes Cassano había probado suerte con un remate que acabaría perdiéndose fuera. 
Cuando mejor estaba jugando España, cuando más evidente se hacía que había recuperado su fútbol más característico y cuando con mayor vehemencia estaba buscando el gol, llegaría el golpe de Italia. Contraataque letal el que llevaba a cabo el recién ingresado sobre el terreno de juego, Di Natale, que se quedaba sólo ante Casillas para batir al guaradameta madrileño con un sutil golpe, que elevaba el balón por encima del portero. Cumplida la hora de partido, Italia se adelantaba en el marcador. 
GDANSK, POLAND - JUNE 10:  Cesc Fabregas of Spain celebrates scoring their first goal with David Silva during the UEFA EURO 2012 group C match between Spain and Italy at The Municipal Stadium on June 10, 2012 in Gdansk, Poland.Apenas 3 minutos tuvo la transalpina para degustar el dulce sabor de la victoria ante la vigente campeona. Ese fue el tiempo que tardó España en coronar de efectividad una de sus buenas jugadas y, empeñado en darle la razón a Del Bosque en la elección de su particular '9', sería Cesc Fàbregas el encargado de colarse entre la defensa italiana para equilibrar la titánica balanza del partido. El gol concedió a España la tranquilidad que había empezado a cosechar con el fútbol puesto en liza pero Italia seguía desprendiendo peligro con los latigazos asestados en forma de contragolpe. Silva, que había sido una de las referencias ofensivas en los momentos más complicados de España, cedía su lugar a Navas en la que fue la primera sustitución del combinado 'rojo'. 
La entrada de Fernando Torres por Cesc Fàbregas llegaba justo después de la nueva ocasión que protagonizaría, esta vez, Jordi Alba, que la enganchaba de primeras para disparar excesivamente cruzado sobre la meta de Buffon. Y si Di Nattale había saltado al terreno de juego para llegar y besar el santo, Fernando Torres estaría a punto de emularle. El delantero del Chelsea ganaba por velocidad a la defensa 'azzurra', descompuesta en el buen contragolpe de España pero en esta ocasión y a diferencia de lo que sucediera en la final de hace 4 años, la zaga rival terminaría por echársele encima y desbaratar la oportunidad de adelantar a 'la roja'. 
Italian forward Antonio Di Natale (L) substitutes Italian forward Mario Balotelli during the Euro 2012 championships football match Spain vs Italy on June 10, 2012 at the Gdansk Arena.Pese al dominio español, Italia seguía tirando de orgullo y calidad en sus contras, en lo que era un desarrollo de partido más esperado respecto de la primera parte. Di Nattale seguía empeñado en convertirse en el héroe de los suyos y a punto estaría de conseguirlo cuando ganaba la espalda a la defensa española para intentar rematar un balón que, sin embargo, saldría excesivamente cruzado sobre la meta de Casillas. 
El ritmo del partido se mostraba más calmado, y aunque el combinado español seguía siendo dueño y señor del balón, no lo era aún del encuentro, que a  la postre sería lo importante. No tardaba 'la roja' en recuperar la pelota pero Italia seguía exprimiendo su presión y obteniendo buen fruto de ello, al dificultarle a España el avance por la senda del gol. Trataba de recorrer este camino con insistencia Fernando Torres, que se había convertido en el mejor revulsivo para los suyos pero sus escapadas , rompiendo continuamente la defensa italiana, no encontraba una merecida recompensa. Suya sería una de las ocasiones más claras del segundo tiempo cuando el madrileño elevaba el balón por encima de Buffon en una soberbia vaselina que acabó marchándose por alto. 
Spanish midfielder David Silva (L) is substituated by Spanish midfielder Jesus Navas during the Euro 2012 championships football match Spain vs Italy on June 10, 2012 at the Gdansk Arena.En lo que se había convertido ya en un monólogo español, Italia reivindicaba su papel; a punto estaría de lograrlo Marchisio  con una nueva llegada, que volvió a centrar los focos en un Casillas inconmensurable. Antes lo había intentado Navas, con idéntica fortuna a las dos postreras ocasiones de España, las de Xavi-de libre directo- y Xabi Alonso; todas ellas acabarían perdiéndose más allá de la línea de fondo.
Las dos últimas campeonas del mundo firman pues un empate en un choque más igualado de lo esperado, donde España ha dejado ya buenas muestras de un potencial que ha de valerle para luchar con garantías en pos de la revalidación del título. 

Italian forward Mario Balotelli reacts after missing a shot during the Euro 2012 championships football match Spain vs Italy on June 10, 2012 at the Gdansk Arena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tu comentario